Síndrome de vómitos cíclicos

El síndrome de vómitos cíclicos es un trastorno que provoca episodios repetidos de náuseas y vómitos intensos, sin una causa clara. Estos episodios pueden durar desde unas pocas horas hasta varios días y se presentan de manera cíclica, es decir, se repiten de forma similar cada vez.
Isabel Jorquera
Isabel Jorquera

Nutricionista online de la plataforma

Índice de contenidos

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado

Visita nuestra TIENDA para más recursos

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Causas

Aunque no se conoce la causa exacta de esta condición, se han identificado algunos factores que pueden desencadenar los episodios de vómitos:

1. Problemas digestivos: Dificultades en el sistema digestivo pueden contribuir al desarrollo del síndrome de vómitos cíclicos.

2. Factores emocionales: El estrés, la ansiedad y los ataques de pánico pueden desencadenar los episodios de vómitos, especialmente en adultos.

3. Alimentación: Algunos alimentos y bebidas como el alcohol, la cafeína, el chocolate o el queso pueden ser desencadenantes de los episodios de vómitos.

4. Hábitos alimenticios: Comer en exceso, justo antes de acostarse o ayunar puede aumentar el riesgo de experimentar vómitos cíclicos.

5. Condiciones ambientales: El clima cálido, el cansancio físico, el exceso de ejercicio y los mareos por movimiento también pueden desencadenar los episodios de vómitos.

Síntomas

Este síndrome puede afectar a personas de todas las edades, pero es más común en niños, generalmente entre los 3 y 7 años.

Los síntomas característicos del síndrome de vómitos cíclicos incluyen:

1. Tres o más episodios de vómitos recurrentes que comienzan alrededor de la misma hora y duran un tiempo similar.
2. Períodos de salud general entre los episodios, sin náuseas.
3. Náuseas y sudoración intensa antes de un episodio de vómito.
4. Dolor abdominal, diarrea, mareos, sensibilidad a la luz, dolor de cabeza, arcadas o náuseas durante un episodio de vómito.

Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome de vómitos cíclicos puede ser complicado, ya que los vómitos son un síntoma común en diversos trastornos. Sin embargo, algunos signos que pueden indicar la presencia de esta enfermedad incluyen episodios repetidos de vómitos intensos que se presentan de forma cíclica, con períodos asintomáticos entre ellos. Estos episodios suelen ser similares en cuanto a horario de inicio, duración e intensidad.

Para el diagnóstico preciso de este síndrome, es importante acudir a un pediatra de Atención Primaria, quien evaluará los síntomas y antecedentes clínicos del paciente. En algunos casos, puede ser necesario ser remitido a un Pediatra Gastroenterólogo para realizar pruebas específicas y descartar otras condiciones médicas.

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de vómitos cíclicos es crucial para mejorar la calidad de vida de quienes lo padecen. A continuación te dejo algunas recomendaciones basadas en la información proporcionada por expertos en gastroenterología:

1. Medicamentos: En la fase aguda de los episodios, los médicos pueden recetar medicamentos para tratar los vómitos y ayudar a prevenir su recurrencia. Estos pueden incluir tratamientos contra las náuseas y la migraña.

2. Cambios en el estilo de vida: Es fundamental identificar y evitar los factores desencadenantes de los episodios de vómitos cíclicos. Mantener un estilo de vida saludable, con hábitos de sueño regulares y reducción del estrés, puede ser de gran ayuda.

3. Alimentación balanceada: Aunque la dieta no alivia directamente los episodios, una alimentación equilibrada y nutritiva puede contribuir a la recuperación y al mantenimiento de la salud entre episodios. Es importante evitar los alimentos que pueden desencadenar los vómitos.

Alimentación

Para manejar el síndrome de vómitos cíclicos, es importante tener en cuenta qué alimentos pueden ayudar a prevenir los episodios y mantener una dieta balanceada. Aunque la alimentación no cura la enfermedad, puede contribuir a una mejor calidad de vida.

Alimentos que puedes comer

1. Alimentos blandos y fáciles de digerir: Purés de frutas, verduras cocidas, arroz blanco, pan tostado y galletas saladas pueden ser más tolerables para el estómago durante los episodios.

2. Alimentos ricos en líquidos: Sopas suaves, caldos claros y batidos de frutas pueden ayudar a mantener la hidratación y aportar nutrientes importantes.

3. Proteínas magras: Pollo hervido, pescado al vapor, tofu y claras de huevo son opciones de proteínas que suelen ser bien toleradas.

4. Hidratación: Es crucial mantenerse bien hidratado. Agua, caldos, té suave y jugos diluidos pueden ser buenas opciones.

Alimentos a evitar

1. Alimentos grasosos o fritos: Estos pueden resultar pesados para el estómago y desencadenar episodios de vómito.

2. Alimentos picantes o muy condimentados: Es mejor evitar alimentos que puedan irritar el estómago y empeorar los síntomas.

3. Alimentos con cafeína o altos en azúcar: El exceso de cafeína y azúcar puede aumentar la irritabilidad del estómago.

Preguntas frecuentes

¿Cuando el vómito es peligroso?

Para identificar cuándo el vómito es peligroso, es fundamental observar los siguientes signos:

1. Sequedad extrema en la boca y la lengua.
2. Ausencia de lágrimas al llorar.
3. Ojos o mejillas hundidos.
4. Piel reseca y sin elasticidad.

¿Qué se debe hacer después de vomitar?

Después de vomitar, es crucial seguir ciertos pasos para recuperarte de manera adecuada y evitar complicaciones. Aquí te dejo algunas recomendaciones basadas en el síndrome de vómitos cíclicos:

1. Hidrátate: Después de los episodios de vómitos intensos, es probable que estés deshidratado. Es fundamental reponer los líquidos perdidos. Bebe pequeños sorbos de agua o soluciones de rehidratación oral para restablecer el equilibrio de electrolitos en tu cuerpo.

2. Descansa: Tu cuerpo necesita tiempo para recuperarse después de un episodio de vómito. Procura descansar y darle a tu sistema digestivo la oportunidad de calmar la irritación.

3. Aliméntate suavemente: Una vez que hayas dejado de vomitar y te sientas un poco mejor, intenta reintroducir alimentos suaves y fáciles de digerir. Evita comidas pesadas o irritantes que puedan desencadenar otro episodio de vómito.

4. Consulta a tu médico: Si los vómitos son recurrentes o persistentes, es importante que busques atención médica. Tu médico podrá evaluar la causa subyacente de tus síntomas y recomendarte el tratamiento adecuado.

¿Cuánto tiempo puede estar una persona vomitando?

En general, las náuseas y los vómitos asociados con el síndrome de vómitos cíclicos pueden durar desde unas pocas horas hasta varios días. Una vez que la persona deja de vomitar y de sentir arcadas, y tiene menos náuseas, comienza la fase de recuperación. En esta etapa, la persona puede sentirse mejor gradual o rápidamente.
2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado
Artículos relacionados:
Valora nuestro trabajo