¿Qué es el SIBO? Dieta para tratarlo

Síntomas, tratamiento, alimentos que lo empeoran y ejemplos de menú semanal
Isabel Jorquera
Isabel Jorquera

Especialista en salud digestiva y tratamiento del SIBO

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

SIBO

Debido a una alimentación pobre y unos hábitos de vida cada vez peores, el SIBO está ganando terreno dentro del diagnóstico clínico.

Aunque no sea una enfermedad muy reconocida en la sociedad española, los especialistas advierten de que cada vez más pacientes de urgencias llenan las salas a causa del SIBO.

Por lo que no está de más que sepas sobre esta enfermedad.

Para no tener que preocuparte por otro problema más.

En este artículo aprenderás todo lo que tienes que saber en relación al SIBO, sus causas, síntomas, tratamiento y cómo prevenirlo, detectarlo y una dieta acorde para personas que padecen de sibo.

También puede venir bien que leas otros 2 artículos relacionados que tenemos:

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado

Visita nuestra TIENDA para más recursos

Índice de contenidos

1. ¿Qué es el SIBO? Principales causas

SIBO es el acrónimo utilizado para referirse al Sobrecrecimiento Bacteriano en el Intestino Delgado.

Trastorno que se produce por un aumento anormal de bacterias en el intestino delgado, particularmente aquellas que no se encuentran comúnmente en esa parte del aparato digestivo.

Este sobrecrecimiento de bacterias crea una descompensación en nuestra microbiota, haciendo que suframos una serie de malestares y complicaciones gastrointestinales.

La microbiota es el conjunto de bacterias existentes por todo el cuerpo. Nuestro cuerpo esta colonizado por bacterias que lo ayudan a realizar infinidad de procesos necesarios para el correcto funcionamiento del organismo.

Hay bacterias prácticamente por todo el cuerpo. Están principalmente en la piel, el aparato digestivo y el aparato genital.

Entonces, ¿más bacterias buenas significará un mejor rendimiento?

Este es el pensamiento intuitivo  al conocer toda esta información. 

Pero en realidad no es así. 

Un sobrecrecimiento bacteriano en lugares determinado y específicos provocarán el SIBO.

Para que lo entiendas, necesitas un número determinado de bacterias en el intestino delgado. 

Más bacterias de las necesarias, acarrean problemas como por ejemplo el SIBO.

1.1 ¿Por qué surgen más bacterias en el intestino delgado? Causas

Existen múltiples causas distintas por las que se produce este sobrecrecimiento bacteriano.

Para que puedas reconocerlas te dejo esta lista:

  1. Estasis del intestino delgado. Un estasis del intestino delgado significa un estancamiento de la progresión de la sangre dentro del órgano.  Esto ocurre debido a ciertas enfermedades como la diabetes o amiloidosis. El tránsito se hace más lento haciendo que las bacterias proliferen.
  2. Ruptura de la barrera intestino/colon: El colon y el intestino delgado están separados por una barrera natural que puede romperse haciendo que las bacterias del colon pasen al intestino. Esto ocurre por algunas cirugías o por la enfermedad de Crohn.
  3. Baja producción de ácido: El estómago comienza a mandar cantidades menores de ácido lo que provoca cambios de pH en el intestino, derivando posiblemente en el desarrollo del SIBO.
  4. Deficiencia de inmunoglobluina A: esto es debido a sobreuso de antibióticos y alcoholismo.
  5. Cambios en la dieta muy bruscos: Tener cambios en la dieta muy bruscos junto a alcoholismo y tabaquismo pueden aumentar las posibilidades de padecer esta enfermedad.

También debes tener en cuenta una serie de factores que tienes que tener en cuenta:

  • El sexo femenino es más propenso a sufrirlo. Existe una mayor incidencia respecto a hombres.
  • Abusos de medicamentos. Las personas que abusan de antibióticos o inhibidores de la bomba protónica son más propensos a sufrir el SIBO.

2. Síntomas, pruebas y test

TEST SIBO

Muchas enfermedades relacionadas con el intestino tienen síntomas muy parecidos.

Debido a esto diferenciar el SIBO de otras enfermedades puede llegar a ser complicado. 

Los síntomas más comunes de las personas que padecen SIBO son las siguientes:

  • Dolor e hinchazón abdominal
  • Flatulencias y gases
  • Indigestión y reflujo
  • Dispepsia funcional
  • Pérdida de peso
  • Distensión abdominal
  • Diarrea

2.1 Diagnóstico de SIBO

Al tener unos síntomas parecidos a otras enfermedades, para dictaminar si se trata de SIBO tendremos que visitar a un especialista y/o realizar un caldo de cultivo o una prueba de diagnóstico.

Existen unos test de alientos que están en el limbo de la efectividad o la inutilidad. Las bacterias generan una serie de gases conocidos como metano e hidrógeno. El sujeto hará un test de aliento y si la presencia de metano e hidrógeno sobrepasa una serie de valores se podría decir que el sujeto padece de SIBO. 

Sin embargo estos test generan en torno a un 30 % y 40% de falsos positivos por lo que no puedes fiarte mucho de ellos.

La mejor manera de saber si tienes SIBO es mediante la aspiración y un cultivo del contenido del yeyuno. De esta forma tendrás la confirmación segura, sin embargo, la endoscopia es una prueba muy invasiva y podría generar contaminación y complicaciones en el intestino delgado.

3. ¿Qué puedes comer si padeces SIBO?

no existe una dieta única para todos los casos de SIBO. Lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra. La clave está en experimentar y encontrar lo que te sienta bien a ti.

Aquí te dejo algunos consejos generales:

3.1 Alimentos permitidos:

  • Proteínas: Carnes magras, pescado, huevos y tofu son excelentes opciones.
  • Grasas saludables: Aguacate, aceite de oliva, frutos secos y semillas.
  • Carbohidratos simples: Arroz blanco, quinoa, patatas, batatas y calabaza.
  • Verduras: La mayoría de las verduras son toleradas bien, como brócoli, zanahorias, calabacín, pepino, espinacas, tomates, etc.
  • Frutas: Algunas frutas como plátanos, uvas, fresas, melón, kiwi, naranjas, mandarinas y piña suelen ser bien toleradas.

3.2 Alimentos que debes limitar:

  • FODMAPs: Son un tipo de carbohidratos fermentables que pueden causar problemas digestivos en personas con SIBO. Algunos ejemplos son: trigo, cebolla, ajo, legumbres, manzanas, peras, leche y productos lácteos.
  • Azúcares: Azúcar refinada, miel, siropes y edulcorantes artificiales.
  • Alcohol: Puede empeorar los síntomas del SIBO.

4. Tratamiento del SIBO

El tratamiento del SIBO tiene unas claras indicaciones y recomendaciones.

Los estudios han demostrado que las siguientes acciones mejoraran el SIBO de un paciente afectado:

  • Toma de antibióticos. Los estudios han demostrado que la toma de cierto tipo de antibióticos de amplio espectro y herbáceos ayudan a la eliminación del SIBO. Para ello, contacta con tu especialista de confianza.
  • Dieta. La dieta FODMAP parece ser la que más sentido tiene para que no vuelva la aparición de un sobrecrecimiento bacteriano. Actualmente no hay estudios concretos que implique una correlación directa con el uso de la dieta FODMAP para remitir el SIBO. Sin embargo, una dieta baja en fermentables disminuye la probabilidad de padecer SIBO. Por lo que si que su uso es recomendable.
  • Terapia de la microbiota. Uso de prebióticos, probióticos y simbióticos para tratar de proliferar una microbiota ‘buena’ en post de una microbiota ‘mala.

5. Prevención del SIBO

Para que dejes de tener miedo a otra enfermedad más te voy a contar una serie de pasos para que seas capaz de prevenir la aparición del SIBO:

  • Descansa adecuadamente. Un descanso adecuado te ayudará a evitar el desarrollo de enfermedades en tu intestino.
  • Mantente activo físicamente. Mantener un cierto nivel de actividad física te ayudará a prevenir todo tipo de enfermedades.
  • Evita el tabaco y el alcohol. Tanto el tabaco y el alcohol pueden ser consecuencia indirecta del SIBO u otras enfermedades gastrointestinales.
  • No te mediques en exceso. Cómo has visto antes, el SIBO suele tener mayor predominancia en aquellas personas que abusan de los medicamentos.
  • Cuida tu estrés y ansiedad. Tanto el estrés y la ansiedad a lo largo del tiempo pueden debilitar tu salud y provocar enfermedades como el SIBO.

Además hacer una revisión al médico habitualmente te ayudará a prevenir cualquier tipo de enfermedad además del SIBO.

6. Dieta para el SIBO

En concreto es la dieta FODMAP la que más puede ayudar.

Esta dieta se basa en la eliminación de los hidrocarburos de cadena corta y de los alcoholes, que son fermentables en el intestino y pueden hacer que suceda el conocido sobrecrecimiento bacteriano.

Para que tengas un ejemplo de qué puedes comer y no tengas que andar dando mil vueltas para saber como hacer esta dieta, aquí tienes un ejemplo de tres días de una dieta específica:

  • Desayuno: Te o café + Tostada de jamón con tomate
  • Comida: Crema de setas + Filete de lomo magro con arroz
  • Merienda: Puñado de frutos secos + Infusión
  • Cena: Revuelto de espinacas y tomate.

7. Menú semanal dieta sibo

Lunes:

  • Desayuno: Té o café sin azúcar + Omelette de espinacas y queso
  • Comida: Ensalada de pollo a la parrilla con verduras de hojas verdes y aceite de oliva
  • Merienda: Yogur sin azúcar con almendras
  • Cena: Salmón al horno con espárragos y calabacines

Martes:

  • Desayuno: Infusión de hierbas + Tortilla de claras de huevo con champiñones
  • Comida: Sopa de calabaza y zanahoria + Pechuga de pollo asada con brócoli al vapor
  • Merienda: Queso sin lactosa con nueces
  • Cena: Gambas salteadas con pimientos y espinacas

Miércoles:

  • Desayuno: Café negro + Tostada de aguacate y salmón ahumado
  • Comida: Puré de berenjena + Albóndigas de ternera con espárragos
  • Merienda: Rodajas de pepino con guacamole
  • Cena: Pavo a la plancha con espárragos y champiñones salteados

Jueves:

  • Desayuno: Té verde + Batido de proteínas con espinacas y fresas
  • Comida: Ensalada de atún con aguacate y hojas verdes
  • Merienda: Puñado de almendras con té de manzanilla
  • Cena: Filete de cerdo a la parrilla con calabacines y judías verdes

Viernes:

  • Desayuno: Café con leche sin lactosa + Omelette de tomate y pimiento
  • Comida: Crema de brócoli + Salmón a la plancha con col rizada
  • Merienda: Yogur sin azúcar con arándanos
  • Cena: Pollo al curry con coliflor al vapor

Sábado:

  • Desayuno: Infusión de jengibre + Tostada de huevo pochado y aguacate
  • Comida: Ensalada de salmón ahumado con pepino y eneldo
  • Merienda: Rodajas de manzana con mantequilla de almendra
  • Cena: Brochetas de ternera con champiñones y espárragos

Domingo:

  • Desayuno: Té de menta + Tortilla de espárragos y queso sin lactosa
  • Comida: Sopa de pollo con verduras + Pescado al horno con espárragos
  • Merienda: Puñado de nueces con té de hinojo
  • Cena: Pechuga de pollo a la parrilla con coliflor asada

Recuerda adaptar las porciones según tus necesidades calóricas y preferencias personales. Además, asegúrate de beber suficiente agua durante el día y considera la posibilidad de tomar suplementos vitamínicos si es necesario.

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Artículos relacionados