Reflujo gástrico

El reflujo gastroesofágico (ERGE) es una condición en la que los contenidos del estómago regresan hacia el esófago, causando irritación y síntomas molestos. Cuando comes, la comida viaja desde la garganta hasta el estómago a través del esófago.

Normalmente, un anillo muscular en la parte inferior del esófago, llamado esfínter esofágico inferior (EEI), evita que la comida regrese hacia arriba.

Sin embargo, cuando este anillo no se cierra correctamente, los ácidos gástricos y los alimentos pueden subir de nuevo, provocando acidez estomacal y otros síntomas desagradables.

Isabel Jorquera
Isabel Jorquera

Nutricionista online de la plataforma

Índice de contenidos

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado

Visita nuestra TIENDA para más recursos

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Tipos

Existen diferentes tipos de reflujo gástrico que es importante conocer para poder identificar los síntomas y buscar el tratamiento adecuado. Aquí te presento una lista de los tipos de reflujo gástrico:

1. Reflujo ácido: Es el tipo más común de reflujo gástrico, en el cual los ácidos estomacales regresan al esófago, causando síntomas como acidez, dolor en el pecho y regurgitación.

2. Reflujo no ácido: En este tipo de reflujo, los contenidos estomacales regresan al esófago sin la presencia de ácidos, lo que puede causar síntomas similares a los del reflujo ácido, pero con menos acidez.

3. Reflujo nocturno: Ocurre cuando los síntomas de reflujo gástrico se manifiestan con mayor intensidad durante la noche, especialmente cuando la persona está acostada, lo que puede interferir con el sueño y causar molestias.

4. Reflujo silencioso: En este tipo de reflujo, la persona no experimenta síntomas típicos como acidez o regurgitación, pero puede presentar tos crónica, ronquera, problemas respiratorios o dolor de garganta debido al reflujo de los contenidos estomacales.

Causas del reflujo gástrico

Las principales causas por las que pueden surgir problemas de reflujo gástrico son:

1. Anomalías en el esfínter esofágico inferior (EEI): Esta es la principal causa del reflujo. Si el anillo muscular que debería cerrarse correctamente para evitar que los alimentos regresen desde el estómago hacia el esófago no funciona adecuadamente, se produce el reflujo.

2. Factores de riesgo: Existen varios factores que pueden aumentar las probabilidades de padecer reflujo gástrico, como el consumo de alcohol, la obesidad, el tabaquismo, la hernia de hiato, la esclerodermia y acostarse poco tiempo después de comer.

3. Embarazo: Durante el embarazo, los cambios hormonales y la presión del útero sobre el estómago pueden favorecer la aparición de reflujo gástrico en las mujeres embarazadas.

4. Hábitos alimenticios: Comer en exceso, consumir alimentos grasos, picantes, ácidos o muy condimentados, así como beber cafeína o alcohol en exceso, también pueden desencadenar el reflujo gástrico.

5. Enfermedades subyacentes: Algunas condiciones médicas, como la esclerodermia, pueden aumentar el riesgo de desarrollar ERGE.

Síntomas

Los síntomas más comunes del reflujo gástrico son:

1. Sensación de llenura rápida al comer.
2. Vómitos frecuentes.
3. Ronquera.
4. Pérdida del apetito.
5. Problemas para deglutir o dolor al tragar.
6. Pérdida de peso involuntaria.
7. Sensación de obstrucción detrás del esternón al tragar alimentos o píldoras.

Diagnóstico

El diagnóstico del reflujo gástrico se basa principalmente en los síntomas que experimenta la persona pero, además también se realizan pruebas para confirmar el diagnóstico como:

1. Endoscopia: Se introduce un tubo delgado con una cámara en el extremo a través de la garganta para observar el interior del esófago y del estómago.
2. Manometría esofágica: Esta prueba mide la presión en el esófago y la capacidad de los músculos para empujar los alimentos hacia el estómago.
3. pHmetría esofágica: Se coloca un pequeño tubo en el esófago para medir el nivel de acidez durante un período de tiempo.

Tratamientos

Algunas opciones de tratamiento que pueden aliviar tus síntomas de reflujo gástrico:

1. Cambios en la dieta: Evitar alimentos grasos, picantes, ácidos, y cafeína puede ayudar a reducir la acidez gástrica y el reflujo. Opta por comidas más ligeras y frecuentes en lugar de grandes comidas pesadas.

2. Mantener un peso saludable: La obesidad está relacionada con el reflujo gástrico, por lo que mantener un peso corporal adecuado puede ser clave en el control de los síntomas.

3. Medicamentos: Los antiácidos y otros medicamentos que reducen la producción de ácido en el estómago pueden ser recetados por tu médico para ayudarte a manejar la acidez y el reflujo.

4. Cirugía antirreflujo: En casos más severos, la cirugía puede ser una opción para corregir el problema del esfínter esofágico inferior y prevenir el reflujo.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo puede durar el reflujo?

La duración del reflujo gastroesofágico puede variar dependiendo de varios factores. En algunos casos, el reflujo puede ser ocasional y desaparecer por sí solo. Sin embargo, si no se trata adecuadamente, puede convertirse en un problema crónico.

¿Cómo evitar el reflujo por la noche?

Para evitar el reflujo por la noche, es importante seguir algunas recomendaciones sencillas pero efectivas.

En primer lugar, evita acostarte inmediatamente después de comer. Dale a tu cuerpo al menos 2-3 horas para digerir los alimentos antes de ir a la cama. Acostarse con el estómago lleno aumenta las probabilidades de que los ácidos gástricos se filtren hacia el esófago, causando reflujo.

Además, es importante controlar lo que comes antes de dormir. Evita las comidas pesadas, picantes o con alto contenido de grasa, ya que pueden desencadenar el reflujo. Opta por cenas ligeras y fáciles de digerir para reducir la presión sobre el esfínter esofágico inferior.

Otro consejo útil es elevar la cabeza de la cama. Colocar almohadas debajo de tu cabeza y parte superior del torso puede ayudar a prevenir el reflujo al mantener tu cuerpo en una posición ligeramente inclinada.

¿Por qué el reflujo produce tos?

Cuando el esfínter esofágico inferior (EEI) no funciona correctamente, permitiendo que el ácido del estómago suba por el esófago, puede llegar hasta la garganta e irritar las vías respiratorias. Esta irritación puede desencadenar una respuesta de tos como mecanismo de defensa del cuerpo para intentar despejar las vías respiratorias y protegerlas del ácido.

Además, el reflujo también puede causar aspiración silente, es decir, que pequeñas cantidades de ácido lleguen hasta los pulmones sin que se presente regurgitación visible. Esto puede irritar los pulmones y provocar tos crónica.

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado
Artículos relacionados:
Valora nuestro trabajo