Incontinencia fecal

La incontinencia fecal es la incapacidad de controlar la salida de heces. Puede suceder por diversos motivos, como daños en los músculos o nervios del recto y el ano, o problemas neurológicos.
Isabel Jorquera
Isabel Jorquera

Nutricionista online de la plataforma

Índice de contenidos

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado

Visita nuestra TIENDA para más recursos

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Tipos de incontinencia fecal

Existen diferentes tipos de incontinencia fecal que pueden afectar a las personas.

1. Incontinencia por urgencia: Es cuando sientes una necesidad repentina e incontrolable de defecar, lo que puede resultar en escapes involuntarios de heces. Esta urgencia puede ser tan intensa que no te da tiempo para llegar al baño a tiempo.

2. Incontinencia pasiva: En este caso, las personas no son conscientes de que necesitan defecar, lo que puede llevar a pérdidas involuntarias de heces sin previo aviso. Esto puede ser especialmente desafiante ya que no hay señales claras de que necesitas ir al baño.

3. Incontinencia mixta: Algunas personas pueden experimentar una combinación de los dos tipos anteriores, es decir, urgencia para defecar y pérdidas involuntarias sin control consciente. Esta combinación puede dificultar aún más el manejo de la incontinencia fecal.

Causas de incontinencia fecal

Algunos de los síntomas de las causas comunes:

1. Diarrea: La diarrea crónica o recurrente puede debilitar los músculos del esfínter anal, lo que lleva a la incontinencia fecal.

2. Estreñimiento: Por otro lado, el estreñimiento también puede contribuir a la incontinencia fecal. La acumulación de heces duras puede ejercer presión sobre los músculos anales y dañar los nervios que controlan la función intestinal.

3. Daños musculares o nerviosos: El envejecimiento, el parto y otras situaciones pueden causar daños en los músculos o nervios del área anal, lo que resulta en una pérdida de control sobre las heces.

4. Trauma obstétrico: El trauma obstétrico, es decir, las lesiones sufridas durante el parto, es una de las principales causas de incontinencia fecal en mujeres.

Síntomas

Algunos de los síntomas más comunes de la incontinencia fecal incluyen:

1. Urgencia repentina de defecar: Algunas personas experimentan una necesidad urgente de ir al baño, lo que puede resultar en episodios de incontinencia por urgencia.

2. Falta de conciencia de la necesidad de defecar: En otros casos, las personas pueden no ser conscientes de que necesitan ir al baño, lo que resulta en incontinencia pasiva.

3. Diarrea: La presencia de diarrea frecuente puede contribuir a la incontinencia fecal, ya que dificulta el control de las deposiciones.

4. Estreñimiento: Por otro lado, el estreñimiento también puede ser un síntoma asociado con la incontinencia fecal, ya que puede debilitar los músculos del esfínter anal.

5. Gases e hinchazón: Algunas personas que sufren de incontinencia fecal también pueden experimentar gases e hinchazón, lo que agrava la situación.

Diagnóstico

Para diagnosticar la incontinencia fecal, es importante acudir al médico para que realice un examen físico. Además, es probable que se ordenen pruebas para evaluar posibles problemas en el colon, el recto, los músculos anales y del piso pélvico.

Estas pruebas son fundamentales para determinar la causa subyacente de la condición y así poder establecer un tratamiento adecuado.

Tratamiento

El tratamiento de la incontinencia fecal es clave para mejorar la calidad de vida de quienes la padecen. Aquí te dejo algunas estrategias basadas en recomendaciones médicas:

1. Dieta rica en fibra: Consumir alimentos como frutas, verduras, legumbres y cereales integrales puede ayudar a regular el tránsito intestinal y prevenir el estreñimiento, lo que a su vez reduce el riesgo de incontinencia fecal.

2. Controlar la diarrea: Identificar y tratar la causa subyacente de la diarrea es fundamental para evitar la incontinencia fecal. Consulta con un médico para recibir el tratamiento adecuado.

3. Evitar hacer fuerza: Hacer esfuerzo durante la evacuación puede debilitar los músculos del esfínter anal, lo que puede contribuir a la incontinencia fecal. Mantén una postura adecuada durante la defecación y evita esforzarte en exceso.

4. Suplementos de fibra: En algunos casos, el uso de suplementos de fibra soluble puede ser beneficioso para regular el tránsito intestinal y mejorar la consistencia de las heces.

5. Educación y cambios de hábitos: Aprender técnicas de control de esfínter, modificar los hábitos alimenticios y establecer rutinas regulares de evacuación pueden ser parte fundamental del tratamiento de la incontinencia fecal.

Complicaciones derivadas

La incontinencia fecal puede traer consigo una serie de complicaciones que afectan la calidad de vida de las personas que la padecen. Entre las complicaciones más comunes derivadas de la incontinencia fecal se encuentran:

1. Problemas de la piel: La exposición continua a las heces puede provocar irritación y ulceración en la piel alrededor del área anal, lo que aumenta el riesgo de infecciones.

2. Infecciones del tracto urinario: La incontinencia fecal puede llevar a la contaminación de la uretra y la vejiga con bacterias presentes en las heces, lo que aumenta el riesgo de infecciones del tracto urinario.

3. Problemas emocionales: La vergüenza y la incomodidad asociadas con la incontinencia fecal pueden llevar a problemas emocionales como la depresión, la ansiedad y la disminución de la autoestima.

4. Aislamiento social: Las personas que sufren de incontinencia fecal pueden evitar actividades sociales y situaciones que impliquen estar lejos de un baño, lo que puede llevar al aislamiento social y la pérdida de calidad de vida.

5. Impacto en la vida diaria: La incontinencia fecal puede limitar las actividades cotidianas de una persona, como salir de casa, practicar deportes o disfrutar de actividades recreativas, lo que puede afectar su bienestar general.

Cómo prevenir la incontinencia fecal

Para prevenir la incontinencia fecal, es fundamental cuidar nuestra alimentación y hábitos intestinales. Aquí te dejo algunas recomendaciones:

1. Alimentación balanceada: Una dieta rica en fibra es clave para prevenir el estreñimiento, un factor que puede contribuir a la incontinencia fecal. Incluye alimentos como frutas, verduras, legumbres y cereales integrales en tu dieta diaria.

2. Hidratación: Beber suficiente agua es esencial para mantener un tránsito intestinal saludable. Intenta consumir al menos 8 vasos de agua al día para mantener tus intestinos funcionando correctamente.

3. Control de la diarrea: Si sufres de diarrea frecuente, es importante identificar y tratar la causa subyacente. Consulta a un médico para recibir el tratamiento adecuado y evitar complicaciones como la incontinencia fecal.

4. Evitar el esfuerzo: Hacer fuerza durante la defecación puede debilitar los músculos del esfínter anal, aumentando el riesgo de incontinencia fecal. Procura no forzar durante la evacuación y mantén una postura adecuada en el baño.

5. Ejercicio regular: Mantenerse activo físicamente puede mejorar la salud intestinal y prevenir problemas como el estreñimiento. Realizar actividades como caminar, nadar o practicar yoga puede ser beneficioso.

Alimentación

¿Qué se debe comer cuando padeces incontinencia fecal?

Cuando padeces de incontinencia fecal, la dieta juega un papel crucial en el manejo de esta condición, por ello tu dieta debería incorporar los siguientes alimentos:

1. Fibra: La fibra es tu mejor amiga cuando se trata de incontinencia fecal. Los alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, legumbres y cereales integrales, ayudan a mantener un tránsito intestinal saludable y a prevenir el estreñimiento.

2. Agua: Mantente bien hidratado. Beber suficiente agua es fundamental para evitar el estreñimiento y mantener las heces blandas, lo que facilita su paso y reduce la posibilidad de incontinencia fecal.

3. Alimentos probióticos: Los alimentos probióticos, como el yogur, el kéfir y el chucrut, pueden ayudar a mantener un equilibrio saludable de bacterias en el intestino, lo que puede ser beneficioso para la salud intestinal en general.

Alimentos a evitar

Algunos alimentos pueden exacerbar la situación y es importante saber cuáles son para mantener el control. A continuación, te dejo una lista de alimentos a evitar si padeces de incontinencia fecal:

1. Alimentos picantes: Las comidas condimentadas pueden irritar el sistema digestivo y desencadenar episodios de incontinencia fecal. Evita el exceso de picante en tus platos.

2. Alimentos grasos: Los alimentos altos en grasas pueden causar diarrea, lo que empeoraría la incontinencia fecal. Reduce el consumo de frituras y comidas grasosas.

3. Alimentos muy condimentados: Las especias fuertes, como el curry o la pimienta, pueden irritar el intestino y provocar malestar. Opta por condimentos más suaves.

4. Bebidas con cafeína: El café, el té y las bebidas energéticas con cafeína pueden actuar como estimulantes intestinales, aumentando la urgencia de defecar. Limita su consumo.

5. Alimentos con alto contenido de azúcar: Los alimentos azucarados pueden desencadenar episodios de diarrea, lo que no es favorable para quienes padecen incontinencia fecal. Controla tu ingesta de dulces.

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado
Artículos relacionados:
Valora nuestro trabajo