Fibromialgia

La fibromialgia es una condición crónica que se caracteriza por un dolor generalizado en todo el cuerpo, que persiste por al menos tres meses. Este dolor suele ser molesto y constante, afectando a ambos lados del cuerpo y por encima y por debajo de la cintura.
Isabel Jorquera
Isabel Jorquera

Nutricionista online de la plataforma

Índice de contenidos

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado

Visita nuestra TIENDA para más recursos

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Tipos de fibromialgia

Existen diferentes tipos de fibromialgia que pueden afectar a las personas de manera distinta. A continuación, te presento una lista de los tipos de fibromialgia más conocidos:

1. Fibromialgia primaria: Este es el tipo más común de fibromialgia y se caracteriza por el dolor generalizado en todo el cuerpo, la fatiga persistente y las dificultades cognitivas. Es importante diagnosticar y tratar esta condición de manera adecuada para mejorar la calidad de vida del paciente.

2. Fibromialgia secundaria: En algunos casos, la fibromialgia puede estar asociada con otras condiciones médicas, como el síndrome de colon irritable o la depresión. Esta combinación de enfermedades puede complicar el tratamiento, por lo que es fundamental abordar cada condición de forma individualizada.

3. Fibromialgia atípica: Algunas personas pueden experimentar síntomas de fibromialgia de una manera diferente a la tradicional, lo que puede dificultar el diagnóstico y el tratamiento. Es importante estar atento a cualquier síntoma inusual y comunicarlo al médico.

4. Fibromialgia asociada al tabaquismo: El consumo de tabaco puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades reumáticas, incluida la fibromialgia. Además, fumar puede agravar los síntomas de la fibromialgia, por lo que es fundamental evitar este hábito para mejorar la salud en general.

Causas

¿Qué factores pueden contribuir al desarrollo de la fibromialgia? Aquí tienes algunas posibles causas que se han identificado con diversos estudios médicos:

1. Neuroinflamación: Se ha observado que un proceso de neuroinflamación puede desencadenar los síntomas de la fibromialgia. Esta inflamación a nivel cerebral y del sistema nervioso puede aumentar la sensibilidad al dolor y contribuir a la fatiga.

2. Disfunción del sistema nervioso central: Algunos estudios sugieren que en la fibromialgia existe una alteración en la forma en que el sistema nervioso central procesa y regula la percepción del dolor. Esto puede llevar a una mayor sensibilidad al dolor en todo el cuerpo.

3. Factores genéticos: Se ha observado que la fibromialgia tiende a presentarse en familias, lo que sugiere que puede haber una predisposición genética que aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad.

4. Tabaco y otras sustancias: El consumo de tabaco y otras sustancias tóxicas se ha asociado con un mayor riesgo de padecer enfermedades reumáticas, como la fibromialgia. Estas sustancias pueden desencadenar procesos inflamatorios que contribuyen a los síntomas de la enfermedad.

Síntomas

1. Dolor generalizado: El dolor asociado con la fibromialgia se describe como constante, leve y molesto. Para considerarse generalizado, el dolor debe sentirse en ambos lados del cuerpo, por encima y por debajo de la cintura.

2. Fatiga: Las personas con fibromialgia suelen despertarse cansadas a pesar de haber dormido mucho. Además, el sueño puede interrumpirse debido al dolor, y es común que presenten otros trastornos del sueño como el síndrome de las piernas inquietas y la apnea del sueño.

3. Dificultades cognitivas: A menudo se experimenta un síntoma conocido como «fibroniebla», que dificulta la capacidad de enfoque, atención y concentración mental.

Diagnóstico

El diagnóstico de la fibromialgia requiere un enfoque integral que incluye:

1. Análisis detallado de la historia clínica: El médico realizará preguntas específicas sobre tus síntomas y antecedentes médicos.

2. Examen físico: Se realizará un examen físico para evaluar la sensibilidad en puntos específicos del cuerpo característicos de la fibromialgia.

3. Descartar otras condiciones: Dado que los síntomas de la fibromialgia se superponen con otras enfermedades, se pueden solicitar pruebas como radiografías y análisis de sangre para descartar otras condiciones.

Tratamientos

Existen diferentes tratamientos que pueden ayudar a aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de quienes la padecen. Algunas opciones de tratamiento basadas en las últimas investigaciones y en la experiencia de asociaciones de pacientes:

1. Educación en neurociencia del dolor: Un enfoque terapéutico que enseña a las personas con fibromialgia sobre cómo funciona el dolor en el cerebro y cómo pueden manejarlo de manera más efectiva.

2. Terapia conversacional: Ayuda a las personas a identificar y cambiar sus pensamientos negativos asociados con el dolor y la enfermedad.

3. Terapias complementarias: Algunas terapias como la meditación de atención plena, el biofeedback, el yoga, el tai chi, el masaje terapéutico y la acupuntura han demostrado beneficios para algunos pacientes con fibromialgia.

4. Tratamiento farmacológico: Los medicamentos pueden ser recetados para controlar el dolor, mejorar el sueño y tratar otros síntomas asociados.

5. Estilo de vida saludable: Mantener una alimentación equilibrada, hacer ejercicio regularmente, dormir lo suficiente y gestionar el estrés puede ayudar a reducir los síntomas de la fibromialgia.

Complicaciones derivadas de la fibromialgia

Las complicaciones derivadas de la fibromialgia pueden ser bastante desafiantes y afectar significativamente la calidad de vida de quienes la padecen. Algunas de estas complicaciones incluyen:

1. Trastornos del sueño: La fibromialgia puede causar dificultades para conciliar el sueño, despertares frecuentes durante la noche y sueño no reparador. Esto puede llevar a una mayor fatiga durante el día y empeorar otros síntomas de la enfermedad.

2. Problemas cognitivos: La conocida «fibroniebla» puede afectar la capacidad de concentración, la memoria y el procesamiento de la información. Esto puede dificultar la realización de tareas cotidianas y el desempeño laboral.

3. Síndrome de colon irritable: Muchas personas con fibromialgia también experimentan síntomas de colon irritable, como dolor abdominal, hinchazón, diarrea o estreñimiento. Estos síntomas pueden empeorar la calidad de vida y causar malestar adicional.

4. Trastornos emocionales: La fibromialgia puede estar asociada con trastornos emocionales como la ansiedad y la depresión. El dolor crónico y la limitación en las actividades diarias pueden tener un impacto negativo en la salud mental de los pacientes.

Preguntas frecuentes

¿Qué parte del cuerpo duele más con la fibromialgia?

La fibromialgia es una condición que se caracteriza por dolor musculoesquelético generalizado y sensibilidad en puntos específicos del cuerpo conocidos como puntos dolorosos. Estos puntos suelen ser sensibles a la presión y suelen ubicarse en áreas como el cuello, los hombros, la espalda baja, las caderas y las rodillas.

¿Qué grado de discapacidad tiene una persona con fibromialgia?

En términos generales, se puede obtener un mínimo del 33% de discapacidad con un grado de afectación moderada. En casos más graves, donde la fibromialgia se combina con otras patologías, se puede superar el 65% de discapacidad.

¿Cuánto dura el dolor de la fibromialgia?

El dolor asociado con la fibromialgia se describe como constante, leve y molesto, y debe durar al menos tres meses para considerarse como parte de esta condición.

¿Cómo debe dormir una persona con fibromialgia?

Las personas con fibromialgia a menudo enfrentan dificultades para dormir debido al dolor y la fatiga que experimentan. Algunos consejos sobre cómo debe dormir una persona con fibromialgia:

1. Rutina de sueño: Intenta mantener horarios regulares para acostarte y levantarte. Esto ayuda a establecer un ritmo circadiano adecuado y mejorar la calidad del sueño.

2. Ambiente tranquilo: Crea un ambiente propicio para dormir. Mantén la habitación oscura, fresca y silenciosa. Considera el uso de tapones para los oídos o antifaces si es necesario.

3. Colchón y almohadas: Escoge un colchón que sea cómodo y que brinde el soporte adecuado para tu cuerpo. Utiliza almohadas que te ayuden a mantener una postura neutral y que reduzcan la presión sobre las áreas doloridas.

4. Relajación antes de dormir: Practica técnicas de relajación como la meditación de atención plena o la respiración profunda antes de acostarte. Esto puede ayudar a calmar la mente y el cuerpo para conciliar el sueño.

5. Evita estimulantes: Limita el consumo de cafeína y evita las comidas pesadas cerca de la hora de dormir. Estos pueden interferir con tu capacidad para conciliar el sueño.

6. Terapias complementarias: Considera opciones como el yoga, el tai chi o el masaje terapéutico para ayudar a relajar los músculos y reducir la sensación de dolor antes de dormir.

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado
Artículos relacionados:
Valora nuestro trabajo