Digestión lenta

La digestión lenta es un problema común que afecta a más del 50% de las personas en algún momento de sus vidas. Esta condición se debe a una alteración en el sistema digestivo que dificulta el procesamiento adecuado de los alimentos.
Isabel Jorquera
Isabel Jorquera

Nutricionista online de la plataforma

Índice de contenidos

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado

Visita nuestra TIENDA para más recursos

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Causas de la digestión lenta

La digestión lenta puede ser causada por diversas razones, como una alteración biológica en el sistema digestivo.

También puede ser resultado de hábitos inadecuados a la hora de comer, como comer demasiado rápido, consumir alimentos muy grasos o pesados, o no masticar lo suficiente.

Otras causas comunes de la digestión lenta incluyen el estrés, la falta de actividad física, el consumo excesivo de alcohol, el tabaquismo y ciertas condiciones médicas, como el síndrome del intestino irritable o la intolerancia a ciertos alimentos.

Síntomas de la digestión lenta

La digestión lenta puede manifestarse a través de diversos síntomas que resultan bastante incómodos. Entre los más comunes se encuentran la pesadez estomacal, la hinchazón abdominal, las náuseas y el malestar estomacal en general.

Estos síntomas suelen aparecer después de las comidas y pueden indicar que algo no está funcionando correctamente en tu sistema digestivo.

Además de estos síntomas físicos, la digestión lenta también puede causar otros problemas como el reflujo, gases, ardor estomacal, estreñimiento, diarrea e incluso una sensación general de falta de energía.

¿Cómo se diagnostica una digestión lenta?

Para diagnosticar una digestión lenta, es importante acudir a un gastroenterólogo. Este especialista realizará un análisis exhaustivo de tus síntomas, antecedentes médicos y hábitos alimenticios.

Durante la consulta, es probable que el médico realice pruebas como endoscopias, estudios de laboratorio o pruebas de aliento para detectar posibles problemas digestivos. Además, es posible que se realicen pruebas de intolerancia alimentaria o de función pancreática para descartar otras causas de la mala digestión.

Es fundamental comunicar de manera clara y detallada tus síntomas al médico para que pueda realizar un diagnóstico preciso. Recuerda que una digestión lenta puede ser síntoma de otras condiciones médicas, por lo que es crucial buscar ayuda profesional para encontrar la mejor solución a tu malestar.

Consejos para mejorar la digestión lenta

1. Evalúa tu dieta: Es fundamental revisar lo que comes para identificar si hay alimentos que pueden estar causando la digestión lenta. Opta por comidas saludables, ricas en fibra y evita los excesos de grasas y azúcares.

2. Fracciona tus comidas: Dividir tus ingestas en 5 comidas al día, equilibradas y moderadas, en lugar de solo 2 o 3 comidas pesadas, puede favorecer la digestión y evitar la sensación de pesadez.

3. Mastica bien: El proceso de masticación es clave para una buena digestión. Tómate tu tiempo para masticar correctamente los alimentos antes de tragarlos.

4. Evita el estrés durante las comidas: Procura comer en un ambiente relajado y sin tensiones. El estrés puede dificultar la digestión, así que disfruta de tus comidas sin prisas.

5. Bebe suficiente agua: Mantente bien hidratado, ya que el agua es fundamental para ayudar a tu estómago a digerir los alimentos de manera adecuada.

6. Incorpora probióticos: Los probióticos son aliados de la digestión. Estos microorganismos beneficiosos ayudan a mantener un equilibrio en la flora intestinal y mejorar la absorción de nutrientes.

7. Realiza ejercicio regularmente: La actividad física contribuye a una mejor digestión y tránsito intestinal. Incluye rutinas de ejercicio en tu día a día para favorecer la salud gástrica.

Preguntas frecuentes

¿Qué medicamento es bueno para la digestión lenta?

A la hora de buscar un medicamento para la digestión lenta, es importante tener en cuenta que lo ideal es siempre optar por soluciones naturales y cambios en el estilo de vida antes de recurrir a fármacos. En este sentido, los probióticos son una excelente opción.

No obstante, antes de adquirir un suplemento de probióticos, asegúrate de elegir uno que contenga cepas vivas y de alta calidad, activas y con la mezcla adecuada para tu sistema digestivo. Los probióticos son una opción segura y efectiva para mejorar la digestión lenta sin necesidad de recurrir a medicamentos más agresivos.

¿Qué té es bueno para la digestión lenta?

Cuando se trata de mejorar la digestión, el té puede ser un gran aliado pero, no cualquier té, por ejemplo, el té de jengibre es conocido por sus propiedades antiinflamatorias y estimulantes digestivas, lo que lo convierte en una excelente opción para acelerar el proceso digestivo y aliviar la hinchazón.

Por otro lado, la menta es ideal para calmar el malestar estomacal y reducir la sensación de pesadez después de las comidas. Y la manzanilla, además de ser relajante, también ayuda a reducir la inflamación y calmar el tracto digestivo.

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Valora nuestro trabajo