Dieta para el reflujo gastroesofágico

Los objetivos de la dieta para el reflujo gastroesofágico son clave para controlar los síntomas molestos como la acidez y la regurgitación ácida. ¿Qué buscamos con esta alimentación especial? Fundamentalmente, evitar que el contenido gástrico irrite la mucosa esofágica y genere más problemas
Isabel Jorquera
Isabel Jorquera

Nutricionista online de la plataforma

Índice de contenidos

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado

Visita nuestra TIENDA para más recursos

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

¿Qué puedes comer con reflujo gástrico?

Para llevar una dieta adecuada para el reflujo gastroesofágico, es importante tener en cuenta qué alimentos pueden desencadenar los síntomas y cuáles son los más recomendados para controlarlos. A continuación, te doy algunas pautas sobre qué comer con reflujo gástrico:

– Frutas no cítricas: manzanas, peras, plátanos.
– Verduras: zanahorias, calabacines, espinacas.
– Proteínas magras: pollo, pavo, pescado.
– Cereales integrales: arroz integral, pan integral, avena.
– Lácteos bajos en grasa: yogur natural, leche desnatada.
– Legumbres: garbanzos, lentejas, judías.
– Aceites saludables: aceite de oliva, aguacate.

Alimentos a evitar

Los alimentos que debes evitar si sufres de reflujo gastroesofágico son aquellos que pueden empeorar tus síntomas y provocar ardor. A continuación, te dejo una lista de alimentos que debes eliminar de tu dieta:

1. Lácteos: Evita los lácteos ricos en grasa como la nata, leche condensada, quesos curados y leche entera. Opta por lácteos desnatados como la leche desnatada o semidesnatada, queso fresco o yogures desnatados.

2. Cereales y derivados, tubérculos y legumbres: Evita los cereales blancos, tubérculos y legumbres en exceso. Prefiere cereales integrales y legumbres bien cocidas y pasadas por el pasapurés.

3. Bollería y pastelería: Evita la bollería y pastelería rica en grasas y azúcares como galletas con chocolate, croissants o bollos.

4. Frutas: Evita las frutas poco maduras, cítricas y ácidas como naranjas, mandarinas, limones y piña. Opta por frutas maduras peladas como plátano, manzana y pera.

5. Hortalizas: Evita las hortalizas crudas, especialmente las flatulentas como coliflor, repollo y coles de Bruselas, las carminativas como ajo, cebolla y cebolleta, y las ácidas como tomate y pimiento.

Ejemplo de menú para personas con reflujo gastroesofágico

Desayuno:
– Infusión de manzanilla o té de jengibre.
– Tostadas de pan integral con aguacate y tomate.
– Yogur natural sin azúcar.

Media mañana:
– Zumo de papaya o melón.

Almuerzo:
– Ensalada de lechuga, zanahoria rallada, pollo a la plancha y queso fresco.
– Arroz integral.
– Manzana asada de postre.

Merienda:
– Infusión de regaliz.
– Puñado de almendras o nueces.

Cena:
– Crema de calabaza.
– Pescado al horno con patatas cocidas.
– Compota de pera sin azúcar.

Antes de dormir:
– Infusión de tila o valeriana.

Consejos para controlar el reflujo gastroesofágico

1. Evita alimentos ricos en grasa: Las comidas fritas y grasosas pueden relajar el esfínter esofágico, permitiendo que el ácido estomacal regrese al esófago. Elimina de tu dieta alimentos como papas fritas, lácteos enteros, cortes grasos de carne y postres altos en grasa.

2. Controla tu ingesta de cafeína y alcohol: Estas sustancias pueden desencadenar el reflujo gastroesofágico. Limita tu consumo de café, té, refrescos y bebidas alcohólicas para reducir los síntomas.

3. Mantén un peso saludable: El sobrepeso puede empeorar el reflujo. Adopta hábitos saludables como una dieta equilibrada y ejercicio regular para controlar tu peso y reducir la presión sobre el estómago.

4. Come porciones más pequeñas y mastica bien: Las comidas abundantes y comer rápidamente pueden provocar acidez. Opta por porciones más pequeñas y mastica cada bocado adecuadamente para facilitar la digestión.

5. Evita acostarte inmediatamente después de comer: Espera al menos 2-3 horas antes de acostarte para evitar que el contenido gástrico regrese al esófago. Mantente erguido después de las comidas para favorecer la digestión.

6. Identifica tus desencadenantes: Mantén un registro de los alimentos y situaciones que desencadenan tus síntomas de reflujo. Esto te ayudará a identificar patrones y ajustar tu dieta y estilo de vida en consecuencia.

Preguntas frecuentes

¿Qué yogur es bueno para el reflujo?

Cuando se trata de elegir un yogur adecuado para el reflujo gastroesofágico, es importante optar por opciones bajas en grasa. Los yogures altos en grasa pueden relajar el esfínter esofágico, lo que puede empeorar los síntomas de reflujo.

Por lo tanto, es recomendable elegir yogures desnatados o bajos en grasa. Además, es preferible evitar yogures con sabores artificiales o azucarados, ya que el azúcar también puede desencadenar el reflujo en algunas personas.

¿Cuál es el mejor probiótico para el reflujo?

Para el reflujo, se recomienda buscar probióticos que contengan cepas como Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus plantarum, Bifidobacterium lactis, entre otros. Estas cepas específicas han mostrado beneficios para reducir la acidez estomacal y mejorar la salud digestiva en general.

¿Qué es bueno para el reflujo ácido por la noche?

Algunos alimentos y hábitos que pueden ayudarte a controlar el reflujo durante la noche son:

1. Alimentos bajos en grasa: Opta por alimentos como vegetales, pescado o pollo a la parrilla en lugar de comidas pesadas y grasientas que pueden desencadenar el reflujo ácido.

2. Evitar alimentos picantes o ácidos: Salsas picantes, cítricos y tomate pueden irritar el esófago, así que es mejor evitarlos antes de acostarte.

3. No te acuestes inmediatamente después de comer: Espera al menos 2 horas antes de acostarte para permitir que el proceso de digestión tenga lugar sin que el ácido del estómago suba hacia el esófago.

4. Elevar la cabecera de la cama: Dormir con la cabeza elevada puede ayudar a prevenir el reflujo ácido durante la noche.

5. Masticar chicle sin menta: Masticar chicle sin sabor a menta puede estimular la producción de saliva y ayudar a neutralizar el ácido estomacal.

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Valora nuestro trabajo