Aparato digestivo

El aparato digestivo es el sistema encargado de descomponer los alimentos que consumimos en nutrientes esenciales para nuestro cuerpo.
Isabel Jorquera
Isabel Jorquera

Nutricionista online de la plataforma

Índice de contenidos

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado

Visita nuestra TIENDA para más recursos

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Estructura del aparato digestivo

Está compuesto por una serie de órganos huecos que forman un largo tubo, desde la boca hasta el ano. Además, incluye órganos como el hígado, el páncreas y la vesícula biliar, que colaboran en la digestión.

El canal alimentario y sus partes

Este sistema comienza en la boca, donde la masticación y la saliva inician el proceso de digestión de los almidones. Luego, el esófago se encarga de llevar los alimentos hacia el estómago a través de movimientos de contracción llamados peristalsis.

Una vez en el estómago, los alimentos se mezclan con ácido estomacal y enzimas digestivas que descomponen las proteínas.

Posteriormente, la comida pasa al intestino delgado, donde se continúa la descomposición química y se absorben los nutrientes hacia la sangre y la linfa.

Finalmente, el intestino grueso absorbe agua y forma las heces, que se expulsan a través del ano.

Hígado, páncreas y vesícula biliar en el proceso

El hígado, ese órgano pesado pero poderoso, se encarga de desintoxicar nuestro organismo y producir bilis, esencial para digerir las grasas.

Por otro lado, el páncreas, con su jugo pancreático, es el encargado de descomponer las proteínas, grasas y carbohidratos que consumimos. Además, segrega insulina, una hormona vital para regular el azúcar en sangre.

La vesícula biliar, aunque pequeña, tiene un papel fundamental almacenando y liberando la bilis producida por el hígado para ayudar en la digestión de las grasas.

Estos tres órganos trabajan en equipo para asegurarse de que los alimentos que consumimos se descomponen correctamente y podamos absorber todos los nutrientes necesarios para mantenernos sanos.

Histología del aparato digestivo

En la histología del aparato digestivo, encontramos varias capas: la mucosa, la submucosa, la muscular y la serosa.

  • La mucosa es la capa más interna y está compuesta por células especializadas en la absorción de nutrientes.
  • La submucosa es una capa de tejido conectivo que contiene vasos sanguíneos y nervios que ayudan en el proceso digestivo.
  • La capa muscular es crucial para el movimiento de los alimentos a lo largo del tracto gastrointestinal. Esta capa está formada por músculos lisos que se contraen y relajan para propulsar los alimentos a través del sistema digestivo.
  • La capa serosa es la capa más externa y actúa como una capa protectora para los órganos internos del sistema digestivo.

Fisiología del aparato digestivo

El tracto gastrointestinal es como un tubo largo y retorcido que va desde la boca hasta el ano, incluyendo la boca, el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso y el ano. Estos órganos trabajan juntos para descomponer los alimentos en partes más pequeñas que nuestro cuerpo puede absorber y usar.

Durante la digestión, los alimentos se descomponen en nutrientes esenciales como aminoácidos, azúcares simples y grasas. Estos nutrientes se absorben a través de las paredes del tracto gastrointestinal y se transportan a través de la sangre a todas las células de nuestro cuerpo para proporcionar energía y apoyar todas las funciones vitales.

El proceso digestivo está controlado por señales nerviosas y hormonales que regulan la producción de enzimas digestivas y la contracción de los músculos del tracto gastrointestinal para mover los alimentos a lo largo del sistema.

Asimilación de nutrientes

La asimilación de nutrientes es un proceso clave en nuestro cuerpo que ocurre en el aparato digestivo. Cuando comemos, el sistema digestivo descompone los alimentos en partes más pequeñas para que podamos absorber y utilizar los nutrientes.

Las proteínas se convierten en aminoácidos, las grasas en ácidos grasos y glicerol, y los carbohidratos en azúcares simples.

Una vez descompuestos, estos nutrientes son absorbidos por el intestino delgado y pasan al torrente sanguíneo. Desde allí, son transportados a diferentes partes del cuerpo para ser almacenados o utilizados en procesos vitales como la energía, el crecimiento y la reparación celular.

Regulación del proceso digestivo

La regulación del proceso digestivo es crucial para garantizar que nuestro cuerpo obtenga los nutrientes necesarios de los alimentos que consumimos. El sistema nervioso entérico, un conjunto de nervios en las paredes del tracto gastrointestinal, desempeña un papel clave en esta regulación.

Cuando comemos, los nervios del sistema nervioso entérico se activan y liberan sustancias que controlan la velocidad a la que los alimentos se mueven a lo largo del tracto gastrointestinal y la producción de jugos digestivos. Estos nervios también envían señales para que los músculos del intestino se contraigan y se relajen, facilitando el movimiento de los alimentos a través de los intestinos.

Además, las hormonas también desempeñan un papel importante en la regulación del proceso digestivo. Las células del estómago e intestino delgado producen hormonas que indican al cuerpo cuándo debe producir jugos digestivos y envían señales al cerebro sobre el hambre y la saciedad. El páncreas también produce hormonas esenciales para la digestión.

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado
Artículos relacionados:
Valora nuestro trabajo