Alimentos no saludables para niños​

Los niños necesitan comer cosas que les den energía y les ayuden a crecer fuertes y sanos. Pero a veces, les aportamos alimentos que no son tan buenos para nosotros. ¿Alguna vez has visto esos anuncios de la tele que nos muestran comidas llenas de grasa y azúcar?
Isabel Jorquera

Isabel Jorquera

Nutricionista online de la plataforma

Índice de contenidos

nutricionista online - descarga dossiers

20% DESCUENTO EN ONLINE

Suscríbete a nuestra newsletter y obtén de inmediado un 20% de descuento en tu primera consulta con nuestra nutricionista online

Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Factores que contribuyen a una mala alimentación en niños

Si estás preocupado por la alimentación de tus hijos y te preguntas por qué a veces parecen estar más interesados en las galletas y las bebidas azucaradas que en las zanahorias y los brócolis, estás en el lugar correcto. Hay varios factores que contribuyen a una mala alimentación en los niños, y vamos a hablar de algunos de ellos.

Influencia de la publicidad y marketing de alimentos no saludables

Los niños están expuestos a una cantidad abrumadora de publicidad de alimentos no saludables. Los anuncios de televisión, los carteles en las calles y hasta los influencers en las redes sociales promocionan productos llenos de azúcar, grasas y aditivos poco saludables. Y, sinceramente, no podemos culpar a nuestros pequeños por caer en la tentación. Estos anuncios son muy persuasivos y pueden hacer que incluso los adultos más fuertes se sientan tentados.

Disponibilidad y accesibilidad de alimentos poco saludables

Otro factor importante es la disponibilidad y accesibilidad de alimentos poco saludables. Siempre parece que los alimentos menos saludables son los más fáciles de encontrar. Los supermercados están llenos de estantes repletos de dulces, snacks procesados y refrescos azucarados. Y no nos olvidemos de los restaurantes de comida rápida en cada esquina. Todo esto hace que sea difícil para los niños resistirse a estas opciones poco saludables cuando están al alcance de su mano.

Hábitos alimentarios familiares y culturales

Por último, pero no menos importante, los hábitos alimentarios familiares y culturales también influyen en lo que los niños comen. Si en casa se consumen constantemente alimentos poco saludables, es probable que los niños sigan ese ejemplo. Siempre es más fácil seguir lo que hacen los demás, especialmente cuando se trata de elegir qué comer. Además, algunas culturas tienen tradiciones culinarias que pueden incluir alimentos menos saludables en su dieta diaria.

Efectos de los alimentos no saludables en la salud de los niños

Aumento del riesgo de obesidad y enfermedades relacionadas

Una de las consecuencias más preocupantes de consumir alimentos no saludables es el aumento del riesgo de obesidad en los niños. Comidas altas en grasas, azúcares y sodio pueden llevar a un aumento de peso no deseado, lo cual puede tener graves consecuencias para su salud a largo plazo. La obesidad en la infancia está relacionada con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades como la diabetes tipo 2, enfermedades del corazón y presión arterial alta.

Deficiencias nutricionales y problemas de crecimiento y desarrollo

Además de aumentar el riesgo de obesidad, los alimentos no saludables también pueden llevar a deficiencias nutricionales en los niños. Estos alimentos suelen ser bajos en nutrientes esenciales como vitaminas, minerales y fibra. Una dieta pobre en estos nutrientes puede afectar el crecimiento y desarrollo adecuado de los niños, tanto física como mentalmente.

Impacto en la salud mental y emocional de los niños

No solo afectan al cuerpo, sino también a la mente y las emociones de los niños. Consumir alimentos no saludables de forma regular puede tener un impacto negativo en su salud mental y emocional. Estos alimentos están relacionados con un mayor riesgo de depresión, ansiedad y problemas de conducta en los niños. Además, pueden afectar su energía y concentración, lo cual puede dificultar su rendimiento académico.

Alimentos no saludables comunes en la dieta de los niños

Alimentos altos en grasas saturadas y trans

Los alimentos que contienen altas cantidades de grasas saturadas y trans no son buenos para la salud de nuestros niños. Estas grasas pueden elevar los niveles de colesterol y aumentar el riesgo de enfermedades del corazón en el futuro.

  • Carnes rojas
  • Perritos calientes
  • Mantequilla y otros lácteos enteros
  • Pizza
  • Sándwiches y hamburguesas
  • Postres como pasteles y helados

Alimentos con alto contenido de azúcar añadida

Los alimentos con alto contenido de azúcar añadida pueden contribuir a problemas de salud como la obesidad, la diabetes y las caries dentales. Es importante limitar la ingesta de estos alimentos y buscar opciones más saludables.

  • Cereales azucarados
  • Refrescos y otras bebidas azucaradas
  • Zumos con azúcares añadidos
  • Galletas y pastelitos
  • Chocolate y caramelos

Alimentos procesados y ultraprocesados

Los alimentos procesados y ultraprocesados suelen ser altos en calorías, grasas, azúcares y sodio, y bajos en nutrientes esenciales. Estos alimentos pueden contribuir al desarrollo de enfermedades crónicas y afectar el crecimiento y desarrollo de los niños.

  • Patatas fritas y snacks salados
  • Galletas y pasteles industriales
  • Comida rápida como hamburguesas y patatas fritas
  • Cereales y barras energéticas procesadas
  • Embutidos y carnes procesadas

Consecuencias a largo plazo de una mala alimentación en la infancia

¿Sabías que lo que comemos durante nuestra infancia puede tener un impacto significativo en nuestra salud cuando somos adultos? Es cierto, una mala alimentación desde temprana edad puede aumentar nuestro riesgo de desarrollar enfermedades crónicas en el futuro y afectar nuestra calidad de vida y bienestar general.

Mayor riesgo de enfermedades crónicas en la edad adulta

Diabetes: Una dieta rica en azúcares y alimentos procesados puede aumentar las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 en la edad adulta. Este trastorno metabólico puede tener graves consecuencias para nuestra salud.

Enfermedades cardíacas: Consumir alimentos altos en grasas saturadas y colesterol durante la infancia puede contribuir al desarrollo de enfermedades cardíacas en el futuro. Estas enfermedades son una de las principales causas de muerte en todo el mundo.

Accidentes cerebrovasculares: La mala alimentación en la infancia puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular en la edad adulta. Los accidentes cerebrovasculares pueden tener consecuencias devastadoras, como discapacidad física y mental.

Cáncer: Algunos estudios sugieren que una mala alimentación en la infancia puede aumentar el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer en la edad adulta. Es importante cuidar nuestra alimentación desde temprana edad para reducir este riesgo.

Impacto en la calidad de vida y bienestar general

Una mala alimentación en la infancia no solo aumenta el riesgo de enfermedades crónicas, sino que también puede afectar nuestra calidad de vida y bienestar general. Aquí te explico cómo:

Falta de energía: Consumir alimentos poco saludables puede dejarnos sin energía, lo que dificulta la realización de actividades diarias y afecta nuestro rendimiento físico y mental.

Problemas de peso: Una mala alimentación puede llevar al sobrepeso y la obesidad en la infancia, lo cual puede tener consecuencias negativas para nuestra autoestima, imagen corporal y salud en general.

Problemas de desarrollo: Los nutrientes que obtenemos de una alimentación saludable son esenciales para un desarrollo adecuado. Una mala alimentación puede afectar el crecimiento y desarrollo físico e intelectual de los niños.

Menor resistencia a enfermedades: Una mala alimentación puede debilitar nuestro sistema inmunológico, lo que nos hace más susceptibles a enfermedades y dificulta la recuperación.

Estrategias para fomentar una alimentación saludable en los niños

La alimentación saludable es fundamental para el crecimiento y desarrollo adecuado de los niños. Aquí te presento algunas estrategias creativas y efectivas para promover hábitos saludables desde temprana edad:

Educación nutricional: Es importante brindar a los niños información sobre los beneficios de una alimentación equilibrada. Explícales de manera sencilla qué nutrientes contienen los alimentos y cómo estos ayudan a su cuerpo a crecer fuerte y sano.

Involucrar a los niños en la preparación de alimentos: Permitir que los niños participen en la cocina les da un sentido de autonomía y los motiva a probar nuevos alimentos. Pídeles que te ayuden a lavar las frutas y verduras, mezclar ingredientes o armar una ensalada. ¡Hacerlos partícipes del proceso los hará más propensos a disfrutar de los platos saludables que prepararon!

Elegir opciones saludables juntos: Cuando vayas al supermercado o al mercado, lleva a tus hijos contigo y anímalo a elegir frutas, verduras y otros alimentos saludables. Explícales las razones por las que estas opciones son mejores para su salud y bienestar. ¡Haz que se sientan parte de la decisión y verás cómo se emocionan por probar nuevas cosas!

Restricción y control del acceso a alimentos no saludables: Si bien es importante permitir ocasionalmente algunos alimentos menos saludables, es fundamental establecer límites y controlar el acceso a ellos. Evita tener en casa alimentos altos en grasas saturadas, azúcares y sodio. En su lugar, mantén a la vista opciones saludables como frutas, nueces y yogurt.

Crear un ambiente de alimentación saludable: Diseña un espacio atractivo y acogedor para las comidas en casa. Utiliza platos coloridos, servilletas divertidas y haz que la hora de comer sea un momento especial y agradable. Además, evita distracciones como el televisor o dispositivos electrónicos durante las comidas, para que los niños se concentren en disfrutar y apreciar los alimentos.

Papel de los padres y cuidadores en la promoción de una alimentación saludable

Como padres y cuidadores, tenemos un papel fundamental en la formación de los hábitos alimentarios de nuestros niños. La manera en que nosotros comemos y nos relacionamos con la comida influye directamente en sus elecciones y actitudes hacia la alimentación. Aquí te presento algunas formas de promover una alimentación saludable en los más pequeños.

Modelar buenos hábitos alimentarios

Los niños aprenden a través de la observación y la imitación, por lo que es importante que nosotros seamos un ejemplo de buenos hábitos alimentarios. Si queremos que nuestros hijos coman frutas y verduras, debemos asegurarnos de incluirlas en nuestra propia dieta. Si nos ven disfrutando de alimentos saludables, es más probable que ellos también lo hagan.

Establecer rutinas y horarios para las comidas

Crear una estructura en torno a las comidas puede ayudar a los niños a desarrollar hábitos saludables. Establecer horarios regulares para el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena les dará una sensación de seguridad y les ayudará a regular su apetito. Además, es importante sentarse juntos como familia durante las comidas y disfrutar de ese momento de conexión y conversación.

Crear un ambiente favorable para la alimentación saludable

  • Tener siempre a mano frutas y verduras frescas, cortadas y listas para comer.
  • Limitar la presencia de alimentos ultraprocesados y ricos en azúcares añadidos en la despensa y la nevera.
  • Fomentar la hidratación con agua en lugar de bebidas azucaradas.
  • Involucrar a los niños en la preparación de las comidas, permitiéndoles elegir ingredientes y participar en la cocina.
  • Evitar el uso de la comida como recompensa o castigo, y en su lugar, enseñarles a disfrutar de una variedad de alimentos por su sabor y beneficios para la salud.
Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado

En nutricionista.io pasamos consulta en 8 ciudades españolas... Ahora también online

Puedes reservar tu videollamada con nuestra nutricionista Isabel Jorquera en el siguiente botón:

Si vives en cualquiera de las siguientes ciudades también puedes concertar una cita presencial:

Artículos relacionados