Alimentación complementaria

La alimentación complementaria es una etapa crucial en el desarrollo de los bebés, pero ¿sabes cuándo y cómo introducirla correctamente? Te lo cuento en este artículo, sigue leyendo.
Isabel Jorquera
Isabel Jorquera

Nutricionista online de la plataforma

Índice de contenidos

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado

Visita nuestra TIENDA para más recursos

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

¿Qué es el AC y BLW?

La alimentación complementaria (AC) es el proceso de introducir alimentos sólidos o líquidos distintos a la leche materna o fórmula infantil como complemento, no sustituto. El BLW (Baby-Led Weaning) es una forma de AC donde el bebé controla lo que come desde el principio. Los padres ofrecen alimentos saludables y el bebé decide qué comer y cuánto.

¿Cuándo iniciar la alimentación complementaria?

La alimentación complementaria se debe iniciar entre los 4 y 6 meses de edad.

Señales de que tu bebé está listo para empezar

Aunque la Academia Americana de Pediatría sugiere que alrededor de los 6 meses es el momento adecuado para empezar a introducir alimentos distintos a la leche materna o fórmula infantil, ¿Qué señales puedes tener en cuenta para saber que tu bebé está listo?

1. Control de la cabeza: Tu bebé debe ser capaz de mantener la cabeza erguida sin ayuda.

2. Reflejo de extrusión: Este reflejo es cuando el bebé empuja la comida con la lengua. Cuando desaparece este reflejo, es un indicativo de que está listo para comer alimentos sólidos.

3. Interés por los alimentos: Si tu bebé muestra interés en la comida que estás comiendo, como observar atentamente o intentar alcanzarla, puede ser un buen momento para comenzar la alimentación complementaria.

4. Capacidad de sentarse: Aunque no necesariamente debe sentarse solo, es importante que pueda mantenerse en posición sentada con apoyo.

Alimentos recomendados para la alimentación complementaria

Alimentos que se deben introducir primero

Cuando se trata de introducir alimentos complementarios en la dieta de tu bebé, es crucial comenzar con los alimentos adecuados para garantizar un crecimiento y desarrollo saludables. Basándonos en las recomendaciones de expertos en pediatría, te traemos una lista de los alimentos que se deben introducir primero durante la alimentación complementaria:

1. Verduras y hortalizas: Iniciar con alimentos como zanahorias, calabacines, brócoli o calabazas puede ser una excelente opción. Estos alimentos son ricos en vitaminas y minerales esenciales para el crecimiento de tu bebé.

2. Frutas: Las frutas como plátanos, peras, manzanas o mangos son una buena elección para empezar. Son fáciles de digerir y proporcionan una buena dosis de fibra y nutrientes.

3. Cereales sin gluten: Introducir cereales como arroz, maíz o mijo puede ser beneficioso. Es importante comenzar con cereales sin gluten para evitar posibles alergias.

4. Legumbres: Los garbanzos, lentejas o judías son una excelente fuente de proteínas vegetales que pueden ser introducidas gradualmente en la dieta de tu bebé.

Recuerda siempre consultar con un pediatra antes de introducir nuevos alimentos en la dieta de tu bebé y observar cualquier reacción alérgica o intolerancia.

Alimentos a evitar al inicio de la alimentación complementaria

Al comenzar con la alimentación complementaria de tu bebé, es importante tener en cuenta qué alimentos debemos evitar para garantizar su salud y bienestar.

1. Zumos de frutas: Los zumos de frutas no aportan beneficios nutricionales significativos y pueden contribuir a un aumento de peso no deseado, así como aumentar el riesgo de caries. Es mejor optar por ofrecer frutas frescas en lugar de zumos.

2. Cereales con miel o azúcares añadidos: Al introducir cereales en la alimentación complementaria, es fundamental evitar aquellos que contengan miel o azúcares añadidos en su composición. Opta por cereales integrales y sin aditivos innecesarios.

3. Alimentos ricos en proteínas procesadas: Es importante limitar el consumo de alimentos procesados ricos en proteínas, como embutidos o salchichas, al iniciar la alimentación complementaria. Prefiere fuentes de proteínas naturales como carnes magras, pescado, huevos y legumbres.

4. Alimentos potencialmente alergénicos: Aunque no hay una regla estricta sobre cuándo introducir alimentos potencialmente alergénicos, es importante ser cuidadoso al hacerlo. Algunos ejemplos son el huevo, ciertos pescados y frutas. Observa la tolerancia de tu bebé y sigue las recomendaciones de tu pediatra.

Cómo introducir los alimentos de forma gradual

Introducir alimentos de forma gradual a tu bebé es clave para su desarrollo y aceptación de diferentes sabores y texturas.

Comienza con purés suaves y poco espesos, luego ve introduciendo alimentos más sólidos y con diferentes texturas. No te preocupes si al principio rechaza algún alimento, sigue ofreciéndoselo en días posteriores.

Es importante variar la alimentación y ofrecer alimentos ricos en nutrientes. Evita forzar a tu bebé a comer y respeta sus señales de hambre y saciedad.

Consejos para la alimentación complementaria

1. Observa las señales de que tu bebé está listo: si puede mantener la cabeza erguida, si muestra interés por la comida y si es capaz de cerrar la boca alrededor de una cuchara.
2. Al introducir nuevos alimentos, ve de a poco y con paciencia.
3. Ofrece una variedad de alimentos saludables y nutritivos, como frutas, verduras, cereales, carnes y legumbres.
4. Recuerda que es normal que al principio tu bebé rechace ciertos alimentos, pero sigue ofreciéndolos para que se acostumbre a los sabores.
5. Es importante no forzar la alimentación y respetar las señales de tu bebé sobre si está hambriento o lleno. No sobrealimentes a tu pequeño, deja que regule su propia ingesta.
6. Ante cualquier duda sobre la alimentación de tu bebé, consulta al pediatra.

Preguntas frecuentes

¿Cuándo se empieza a dar agua a los bebés?

Cuando se trata de darle agua a los bebés, la regla general es que los bebés sanos no necesitan agua adicional si están siendo alimentados con leche materna o fórmula. Estos líquidos les proporcionan toda la hidratación que necesitan.

Sin embargo, una vez que comienzan a introducirse alimentos sólidos, se puede ofrecer un poco de agua en un vaso o tacita entrenadora.

Es importante limitar la cantidad de agua a no más de 1 taza (8 onzas) al día. Además, en días calurosos, se pueden necesitar pequeñas cantidades adicionales de agua para mantenerlos hidratados.

¿Cuándo se puede dar yogur a un bebé?

En general, la mayoría de los bebés pueden comenzar a consumir yogur alrededor de los 6 a 8 meses de edad, siempre y cuando no tengan alergias alimentarias conocidas y su pediatra lo haya autorizado.

¿Qué frutas no se le puede dar a un bebé?

En general, debes evitar darle frutas enteras que puedan representar un riesgo de asfixia, como uvas enteras, trozos de manzana o frutas duras.

Es crucial recordar que los bebés no deben consumir frutas que requieran masticación a una edad temprana. Evita darle a tu bebé frutos secos, semillas, trozos de mantequilla de maní, o cualquier alimento que pueda causar asfixia.

Además, es recomendable mantenerse alejado de las frutas crudas que no sean adecuadas para su edad y etapa de desarrollo. Las frutas blandas como el plátano pueden ser una excepción, siempre y cuando estén bien trituradas o hechas puré.

2 14
Entra en nuestra newsletter y descarga el Pack de Bienvenida

Suscríbete a nuestra newsletter y descarga nuestra selección de recursos grauitos (guías de pérdida de grasa, productos recomendados…)

Dieta online personalizada por un dietista - nutricionista titulado
Artículos relacionados:
Valora nuestro trabajo